Martes, 22 de Mayo de 2018

Noticia

  • Imagen 1 de la noticia

LA COBRITA RUEDA NO PUDO PELEAR



EL SALTEÑO DESERTO

“Explosión y contundencia” continúa esta noche en Olavarría


El festival denominado “Explosión y contundencia” sigue en pie como fuera anunciado para esta noche, sábado 6 de mayo, en el Club Atlético Pueblo Nuevo de Olavarría, provincia de Buenos Aires, Argentina, en una nueva producción de Argentina Boxing Promotions, de Mario Margossian, que será transmitida en vivo a través de TyC Sports, para Argentina y toda América. A pesar de que el combate estelar de la velada fue suspendido por motivos totalmente ajenos a la organización, el evento continuará con las contiendas animadas por los púgiles locales frente a competitivas pruebas.


En lo que estaba estipulado como el combate central de la velada, el campeón argentino y sudamericano pluma, el ex retador mundialista y campeón latino tandilense Matías “La Cobrita” Rueda (27-1, 24 KOs), debía enfrentarse al ex monarca argentino, sudamericano y latino y ex desafiante ecuménico salteño Diego “Ricky” Santillán (23-1, 15 KOs), en disputa del título latino pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), que se encuentra vacante. Sin embargo, el salteño desertó del mismo y se retiró de la ciudad sin siquiera dar noticia ni explicaciones a la organización del evento, así como tampoco a las autoridades designadas para el mismo.


Luego de que el combate fuera acordado con más de un mes y medio de anticipación, que tras ello se llevara a cabo la correspondiente firma de contrato, y se acordaran las cuestiones logísticas, el boxeador Santillán acompañado por su entrenador y otro integrante de su equipo fueron trasladados desde Tartagal, Salta, donde residen, hacia la ciudad de Buenos Aires, donde arribaron en la tarde del jueves, 4 mayo. Tras pasar la noche hospedados en un hotel porteño, al día siguiente fueron trasladados en un bus privado hacia Olavarría.


Luego de llevarse a cabo la revisión médica, el pesaje oficial correspondiente supervisado por las autoridades competentes, la conferencia de prensa y la sesión de fotos, todo frente a la prensa y demás asistentes, y en el mismo hotel donde se encontraba debidamente hospedado, Santillán, junto a su equipo, decidió unilateralmente marcharse de la ciudad sin siquiera dar aviso a la organización del evento, así como tampoco a las autoridades -quienes aún tienen en su poder su licencia de boxeador profesional entre otras cosas-, ni mucho menos al resto de los involucrados en el festival.


Tras tomar conocimiento el mismo día del evento de la misteriosa deserción de Santillán, la promotora intentó localizarlo por todos los medios posibles, pero todos los intentos terminaron siendo infructuosos.