Martes, 18 de Diciembre de 2018

Noticia

  • Imagen principal de la noticia

TRAS GANAR SU M1000, DEL POTRO PIENSA EN POLVO DE LADRILLO



A mediados de marzo, Juan Martín del Potro logró otro histórico hito en su carrera: ganó el Masters 1000 de Indian Wells (el primero en su carrera) en una batalla ante el número 1 del mundo, Roger Federer.

Y finalmente, llegó el primer título de Masters 1000 para Juan Martín del Potro. Fue en Indian Wells, donde en el partido definitorio superó al número uno del mundo, Roger Federer, por 6-4, 6-7 y 7-6.

Del Potro y Federer, desde el comienzo, dieron claras muestras de lo que iba a ser el partido: una verdadera batalla donde iba a prevalecer el buen tenis. De todos modos, en el primer set, el suizo tuvo momentos en los que estuvo demasiado errático para los que nos tiene acostumbrados, y el tandilense supo aprovecharlo. Con un quiebre de servicio le alcanzó para sacar ventaja y terminarse llevando la primera manga con un score de 6-4.

El segundo set tuvo tintes similares, con la diferencia de que el suizo comenzó a calibrar la mira y sus derechas comenzaron a entrar. Por el otro lado, el tandilense, siguió con su habitual potencia y precisión y estiró la definición hasta el tie break. Allí, el ojo de halcón le jugó una mala pasada al suizo cuando se quedaba con el parcial, luego Del Potro tuvo punto de partido, pero finalmente el número 1 del mundo estiró la definición.

El set definitivo, una vez más, volvió a tener de todo: emoción, tensión y buen tenis por sobre todas las cosas. Y, como en el parcial anterior, la definición se estiró hasta el tie break, aunque vale aclarar que el suizo sacó para partido. Allí, el tandilense hizo las cosas fáciles: sacó una rápida ventaja y terminó definiendo el partido con comodidad.

De esta manera, el tandilense sumó su primer título de categoría Masters 1000 y sigue subiendo escalones en el ranking.

"Tuvimos una gran batalla. Estaba muy enojado después del segundo set, pero por suerte terminé jugando un buen tie break", dijo, y tuvo tiempo para las dedicatorias: "Gracias a mi equipo, este trofeo es para ellos, y lo comparto también con mi familia y con todos los fanáticos y público que se acercó a mirar el partido. Por el respeto y el clima que generaron porque gracias a su apoyo y cariño pude salir adelante y consagrarme con este trofeo."

ASCENSO EN EL RANKING

Con el histórico título en Indian Wells, Del Potro no solo se sacó la espina de ganar un Master 1000, sino que también volvió a avanzar considerablemente en el ranking mundial. Tras la victoria con Roger Federer, La Torre de Tandil escaló hasta el 6 puesto del escalafón, una posición similar a la de sus mejores épocas, y cinco puestos por delante en relación a su arranque del año.

GRAN ESFUERZO EN MIAMI

Inmediatamente luego de finalizar el torneo en Indian Wells que lo vio como ganador, Juan Martín del Potro comenzó su segundo Masters 1000 de manera consecutiva, esta vez en Miami. Allí, el tandilense tuvo otra gran actuación, pero el físico le dio hasta semifinales y cayó en manos de John Isner.

El torneo de Miami tenía otra gran atracción para Del Potro: pues los principales candidatos habían sido eliminados y, en caso de alzarse con el trofeo, La Torre de Tandil habría alcanzado el puesto tres del ranking mundial, en lo que podría haber sido la mejor posición de toda su historia como tenista profesional.

Sin embargo, el gran esfuerzo hecho en Acapulco e Indian Wells le pasaron factura, y en semifinales no pudo hacer demasiado ante Isner, que unos días después terminó siendo el gran campeón del certamen.

"Voy a descansar, hice un gran esfuerzo en esta gira y tuve resultados espectaculares. Estoy muy contento por mi nivel, y por cómo estoy evolucionando", destacó el tandilense posteriormente.

SE VIENE EL POLVO DE LADRILLO

Tras la intensa gira por los Estados Unidos, Juan Martín del Potro descansará y comenzará a preparar la gira por polvo de ladrillo, que culminará con el segundo Grand Slam de la temporada, Roland Garros.

Del Potro jugará los Masters 1000 de Madrid (desde el 6 de mayo) y Roma (13 de mayo) antes de Roland Garros (desde el 26 de mayo). En esta gira solamente defiende 270 puntos, correspondientes a la tercera rueda del abierto francés 2017 (90) y 180 por los cuartos de final de Roma, hace doce meses. Pero el tandilense tiene claro que aquí sólo jugará lo que crea necesario: "La tierra es algo que me cuesta mucho y mi físico lo siente".